Para muchos migrantes, un vuelo a México es su boleto a EE. UU.

Una vez que llegan a una ciudad fronteriza mexicana, pueden caminar hacia el otro lado de la frontera a plena luz del día y entregarse a los agentes federales.

Fuente: VOA

Deja un comentario