La Cámara Baja aplaza hasta mañana la elección de su presidente

Washington, (EFE).- La Cámara Baja de Estados Unidos decidió aplazar hasta las doce del mediodía de mañana (17.00 GMT) la votación para elegir a su nuevo presidente, después de que el líder de los republicanos, Kevin McCarthy, fracasara en tres votaciones sucesivas, la primera vez en un siglo que esto sucede.

McCarthy ya había avisado por la mañana que no contaba con los apoyos suficientes, y prometió luchar hasta el final para conseguir la presidencia de la cámara, bajo control de los republicanos tras las elecciones de noviembre.

Con 202 votos, el líder de la bancada republicana no logró los 218 apoyos necesarios para sustituir a la demócrata Nancy Pelosi como nuevo presidente de la Cámara Baja a pesar de que su partido ostenta la mayoría parlamentaria.

Y es que 20 republicanos díscolos votaron por el congresista Jim Jordan, de Ohio, en un claro desafío hacia su líder. Por su parte, el candidato de la minoría demócrata, Hakeem Jeffries, de Nueva York, obtuvo los 212 votos de su formación política.

De esta manera, el ala más derechista del Partido Republicano, agrupada en el llamado Freedom Caucus, mantiene bloqueada la elección del nuevo líder de la Cámara de Representantes, que no puede echar a andar hasta que un nuevo «speaker» sea elegido.

El congresista republicano Kevin McCarthy camina en el Capitolio de Estados Unidos, en Washington, este 3 de enero de 2023. EFE/EPA/Jim Lo Scalzo
El líder de la minoría republicana en la Cámara, Kevin McCarthy, camina en el Capitolio de Estados Unidos, en Washington, este 3 de enero de 2023. EFE/EPA/Jim Lo Scalzo

Tras no haber logrado ningún candidato los 218 votos necesarios, tendrán que celebrarse sucesivas votaciones hasta que él u otro candidato cuente con la mayoría necesaria. Los republicanos controlan la mayoría de la Cámara Baja con 222 de los 435 escaños.

Sin precedentes en un siglo

Ya antes de entrar en el pleno, McCarthy había admitido que no contaba con los votos suficientes para convertirse en el nuevo presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, aunque aseguró que seguiría dando la batalla para conseguirlos.
La última vez que se necesitó más de una votación para elegir al «speaker» fue hace exactamente un siglo.

En 1923, el presidente de la Cámara Baja fue elegido en una novena votación, mientras que en 1869 se logró tras 60 votaciones, un proceso que se alargó durante dos meses.

La Cámara Baja no puede dirimir ningún asunto hasta que sea elegido su presidente, que es la tercera autoridad de Estados Unidos, después del presidente, Joe Biden, y de la vicepresidenta, Kamala Harris, quien también preside el Senado.

La revuelta contra McCarthy

La revuelta contra McCarthy ha sido liderada por un pequeño grupo de legisladores ultraconservadores agrupados en el llamado Freedom Caucus.

Algunos de ellos comparecieron ante los medios para confirmar que no iban a apoyar a McCarthy y reprochar que el candidato a presidir la Cámara Baja pretendiera su «sumisión» sin condiciones, en palabras del representante por Florida Matt Gaetz.

El congresista californiano Scott Perry recordó que hace tiempo le enviaron a McCarthy sus demandas, como el cambio de reglamento de los debates o los nombres que quieren poner al frente de los comités de la Cámara, pero este no ha querido negociar hasta última hora.

En sus declaraciones a la prensa, McCarthy criticó que haya miembros de su partido que se oponen a su nombramiento porque piensan más «en sus cargos que en el país».

«Probablemente tendremos una batalla en el pleno, pero la batalla es por el partido y por el país, y voy a librarla», expresó el congresista por California.

El sucesor de Pelosi

En juego está la sustitución de Nancy Pelosi, quien ha presidido la Cámara Baja en dos períodos (2007-2011 y 2019-2023) y que anunció que deja el liderazgo de la bancada demócrata tras la derrota electoral.

El nuevo Congreso estadounidense inicia esta nueva legislatura con la previsión de que los dos últimos años de mandato del presidente Biden se vean obstaculizados por la oposición republicana.

Aunque los republicanos ganaron las elecciones a la Cámara de Representantes en noviembre pasado, la victoria de los conservadores fue mucho menor de la que muchos preveían.

Además, los demócratas no solo consiguieron retener la mayoría en el Senado, sino que ganaron un nuevo escaño.

Los republicanos moderados culpan del insuficiente desempeño electoral a la influencia del expresidente Donald Trump (2017-2021) en los comicios, mientras que el ala dura lo atribuye a la campaña diseñada por McCarthy.